Otro blog más de Yumeki Style
Icono RSS Icono E-mail
  • Capítulo I: Código a Nombre

    Publicado el 19 19-06:00 mayo 19-06:00 2009 ingrid Sin comentarios aún ...

    ..

    .

    A.M.O.R AIT-250589

    Cápitulo I: Código

    ——————————————————————

    Se levantó de golpe de la cama sudando frío y con la misma pesadilla que se repetía cada semana a fin de mes. Sus ojos negros miraban hacia la nada nuevamente mientras el despertador  maracba la 3.45 de la mañana.

    -Feliz cumpleaños Reidar-se recalcó a si mismo de manera sarcástica para cubrirse con las sábanas nuevamente.

    Para cuando hubiesen dado las siete de la mañana en punto Reidar Gunvor seguiría el mismo patrón en la mañana de un no descansabele fin de semana.  Las horas de sueño podían ser reempalazadas por trabajo si el así lo requería y lo necesitaba, «Un exclavo de su propia empresa, un hombre sin corazón» era así como la mayoría d ela gente se podía expresar de él a sus espaldas.

    Después de tomar una rápida ducha y vestir ropas lo bastante cómodas para andar en su casa prendió su computadora portátil, la tecnología en el siglo XXIII había cambiado bastante y con ello la vida de la gente.

    La computadora portátil presentaba diagramas e imágenes que cambiaban de un momento a otro, sus finanzas no tenían ningún punto de declive y eso le hacia sentirse hasta cieto punto satisfecho.  Tómo un desayuno rápido que consistía en pan tostado, café y jugo de naranja con tres pastillas distintas entre sí.

    Estiró su brazo observando la muñequera que llevaba consigo con varios botones, oprimió pronto uno y la voz del computador  comenzaba a darle las noticias exactas y claras.  Definitivamente Reidar no necesitaba de compañía humana,  eso lo dejaba claro.

    «Sigrid Kristine en la entrada» se escuchó una voz cálida proveniente de una bocina. La tecnología sin duda estaba arrebasando expectativas de científicos y políticos de cualquier país.

    Presionó un botón de la muñequera de su antebrazo dejando pasar a una rubia jovial con una caja que venía jalando desde hace tiempo.

    -Buenos días, ¡Reidar feliz cumpleaños!-su voz era un tanto chillona y su carácter bastante infantil; de cierta manera Sigrid no era un persona que le alegrará mucho de ver. Pero siempre recordaba cosas bastante triviales para él como lo era su cumpleaños.

    -Gracias-agregó sin despegar la vista del computador

    -Levantaté de ahí y sirveme algo de tomar, tarde mucho en subir está caja. Por cierto mi esposo te ha mandado un regalo. Yo quería uno pero dice que este es espacielamente para ti, es un nuevo A.I.

     

    Reidar se levantó del cómodo sofá sin prestar mucha atención a la caja, tómo uno de los vasos pasándolo por un sensor que lo llanaba de agua automáticamente. Sus ojos negros  se quedaron observando los esmeralda de la rubia que trataba de abrir la caja con la targeta blanca sin ningún éxito.

    -¿Tiene algún código?-

    -No lo sé, abrélo que quiero verlo-

    -No me gustan los A.I., lo devolveré a la compañía no intentes abrirlo-

    -Tu hermano no querrá escuchar eso, además por tu culpa me quede sin el nuevo prototipo de A.I.-la mujer seguía ensimismada en la idea de abrirlo pronto Reidar se acercó sacando la targeta blanca de su muñequera.

    -No necesito un sistema operativo con forma de humano, sabes que los detesto-

    -Pero yo quiero verlo, ya sé-la mujer se separo de la caja dandole unas palmadas al pelinegro sobre la esplada- tú lo abres yo lo veo, si puedes lo prendemos y después lo devolvemos. Es más yo me encargo de meterlo en la caja. Pero déjame verlo, te lo pido como tu cuñada favorita-

    -Sigrid-susurró para pasar la targeta sobre una superficie plana y pronto los códigos y seguros comenzaron a abrirse.

    Sigrid golpeó la caja blanca  observando como se abria rápidamente mientras la voz del computador principal se hacia sonar dentro del lujoso departamento.

    «Cargando A.I. al 99%… sincronizando. Listo»

    La caja estaba completamente abierta dejando ver a una humana que respiraba acompasadamente. La imagen fue aterradora para ambos que del susto se habían puesto hacia atrás.

    -Es una broma cierto-

    «Una vez abierto no podrá ser devuelto. Sistema operativo y A.I. funcionando correctamente»

    -Asgeir me había dicho que tenía apariencia humana, pero jamás específico que era un humano-Sigrid se acercó al modelo que poco a poco coemnzaba a levantarse-…es un dispositivo muy avanzado; ahora mi regalo-extendió una pequeña targeta-…es una memoria ilimitada, usala bien-

    -No quiero un A.I., odio los robots con forma de persona-

    -Este es totalemente distinto Raidar, cuanta la leyenda urbana que en su vida pasada ellos fueron también humanos-agregó al mujer mirando como respiraba el A.I. pausadamente-…ella también siente, tu modelo AIT-250589 también siente. Es un primer prototipo-

    -Los robots con apariencia humana no sienten, los han engañado-

    -De hecho te estás equivocando, los A.I.T. sienten, pueden odiar, amar, enojarse, llorar…-se detuvo por un momento-solo hay una cosa que no pueden hacer, ellos no tienen sueños y mucho menos pueden ser amados físicamente-

    -Explícate-

    -Son los nuevos robots sentimentales ellos pueden mantener relaciones sexuales con sus dueños, pero…-miraba aún los ojos cerrados del prototipo-…no sienten amor aún no logran rehacer los portotipos, ah los científicos de hoy en día que juegan a ser Dios pero ¿a qué es bonita verdad?-sonrío-tu hermano te la ha comprado por que dice que a este paso dejarás de interactuar con la gente, dice que a este paso serás aún más hostil de lo que ya eres y…-

     

    -No lo quiero-

    La muñequera de la chica comenzó a hacer un sonido en forma de alerta.

    -Insertas la targeta, me voy tengo el tiempo justo y debo ir a la estética. Feliz cumpleaños-se acercó a la puerta dejándole completamente solo.

     

    Pasaron unos minutos cuando volvió a tomar asiento frente a su computador, mandaría un mensaje electrónico y devolvería el regalo, eso haría. Es más estaba a punto de devolverlo a la fábrica cuando observó su computador completamente en blanco con un código escrito en una ventana.

    «Instuctivo:

    Inserte la memoria A sobre la ranura que esta detrás del cuello.

    Una vez hecho se reiniciara el S.O.»

     

    Tomo de la pequeña targeta insertándola sobre el cuello. Los ojos de la chica se abrieron. Y una cálida voz se escuchó en la sala.

     

    -Reiniciando programa, autoactivación de sensores y memoria cargando en un 95%… autoactivación completada-

    Raider miraba perplejo a su A.I.

    -El modelo A.I.T.-250589 se ha completado con éxito-

    Observó con detenimeinto los ojos del A.I., no había nada de ellos… ninguna emoción que pudieese comprobar que era humano. La misma voz cálida y dulce se escuchó.

    -Nombre del dueño-

    -Gunvor Reidar

    -Edad

    -27 años

    -Dirección

    -Noroeste de la ciudad de Olso, edificio 67, Avenida central Tor

    -Alergias

    -Ninguna

    -Tipo de sangre

    -A

    -Hora

    -9.23

    -Cargando datos…-los ojos de la joven se volvieron cálidos formando una sonrisa-feliz cumpleños Reidar-

    Hubo un sepulcral silencio para cuando Reidar sacó el archivo del instructivo y una pequeña guía rápida en hojas. Leyó la nota de su hermano.

    De eso y del drama que había armado se quedó callado por instantes. Tenía entre sus manos un A.I. que tenía pariencia humna, más bien era un humano. Todos los A.I. que había visto no eran tan reales como aquella mujer.

     

    Podría jurar que no pasaba de los 20 años, y ahí quieta podía observarla mientras Reidar trataba de despejar su mente en las miles de estadísticas que lanzaba el computador.

    -Si no puedo devolverte, ¿qué harás? Se supone que tienes sentimientos, ¿qué reacción te causo?-

    -Raidar es mi dueño, estoy muy feliz de haber despertado-

     

    -¿Cómo quieres llamarte?-

    -¿Puedo escoger mi nombre?, ¿no debería ponerme usted mi nombre?, ¿no le gusta mi nombre acaso?-

    -AIT-250589, no es un nombre es un código. Estas registrada con un código, ¿cómo deseas llamarte?-

    -AIT-250589-

    -Ese nombre es una porquería, busca otro-

    -Usted es el que debe cambiar el código y personalizarlo-

    Reidar se quedó  pensando unos momentos, su rostro hasta cierto punto le recordaba a alguien que había conocido en la infancia. Dibujo una sonrisa en su rostro.

     

    -Astrid-

    -¿Desea cambiar le nombre de AIT-250589 a Astrid?-

    -Si-

    -Proceso completado-

    Nuevamente regresaba el silencio al lugar.

     

    -Cada A.I. tiene una función especial, por ejemplo los que conducen, los que funcionan como porfesores, las niñeras, ¿qué clase de A.I.  eres?-

    La joven tocaba sus cabellos ondulados con suma gracia, realmente no parecía uno de  ellos. Dirigió su mirada nuevamente al computador  haciendo notas mientras recibía un respuesta.

    -Puedo hacer de todo, por eso mi creador dice que soy especial. Pero mi creador no parecía estra muy feliz, mi creador tiene otros deseos en mente-

    -¿Puedes decírmelo?-preguntó curioso volteando 

    -Es información confidencial-

    -Entiendo Astrid-

    Una sonrisa en el rostro de la joven se había formado.

     

    -Me agrada mi nombre-

    -Mientras estes aquí te llamarás así. Manejo todo el día códigos y comienzo a hartarme. La temporada que dures en este hogar te llamarás Astrid-

    -Como su prometida-

    Nuevamente se formo el silencio.

    -Déjame solo-

    -No preguntará por que lo sé-

    -Sé por que lo sabes, por eso odio los A.I.-

    -Entiendo-

    -Astrid, ¿puedes programarte sola para pdoer hibernar? No tengo tiempo de hacerlo tengo trabajo que hacer-

    -¿Desea que lo haga ahora?-

    -Si-

    Astrid camino hasta el sofá más cercano, sus movimientos eran suaves y delicados. Caundo estuvo sentada de una manera correcta cerró los ojos; Reidar miraba la respiración pausada que tenía la chica.

    Observó el instructivo con más detenimiento, no podía regresarlo ahora encenido. Las reglas eran claras. Si lo regresaba, el proyecto AIT-250589 moriría y el tendría que pagar una gran cantidad de impuesto por hacer mal uso de un A.I.

    Dios un largo suspiro mientars una sonrisa cansada se formba en su rostro.

    -Está no se queda así hermano-

    ojo

    .

    ..